Estudiantes aprenden sobre cultura indÃgena

Thomas McCoy, en el centro, intenta con muchas ganas iniciar un fuego usando un arco para rotar un palo sobre una tabla en la Escuela Media de Craig (o CMS por sus siglas en ingles), mientras sus compañeros de clase, Pat Thompson, Tyler Ripka y Steven Torres, observan curiosos.

Craig - Hay hechos y hay ficción, pero todo es historia.

La clase de ciencias sociales del octavo grado en la Escuela Media de Craig está aprendiendo esa lección en sus asignaturas de historia local.

"Cuando hechas un vistazo a la historia, ya sea en un libro de texto, o en un periódico o en la televisión, tienes que verlo con un ojo crÃtico", explica Alicia Townsend, maestra de ciencias sociales en la CMS.

Señala a Nathan Meeker, quien diera su nombre al pueblo de Meeker, y fuera uno de los adversarios en una sangrienta confrontación con los indÃgenas estadounidenses Ute en 1879 que se conoce como la Masacre de Meeker.

Pero los alumnos de Townsend no han aprendido sobre eso todavÃa.

Las clases comienzan la asignación estudiando el estilo de vida de la tribu Ute. Aprenden como era que los indÃgenas norteamericanos sobrevivÃan y prosperaban por medio del estudio de su cultura y realizando trabajo de campo práctico.

"Estamos tratando de mostrarles como era la vida entonces", describe Townsend. "Si podemos hacer que estos chavos vean que los Utes hicieron (estas cosas) por más de mil de años y que tenÃan una manera muy diferente de vivir, entonces podemos lograr que vean las cosas desde la perspectiva de los Utes".

Durante el martes en que se realizó esta clase, eso significó tratando de prender un fuego. No con un encendedor y con gasolina, pero con una tabla, un palo y un poco de yesca.

Townsend habÃa tratado de comenzar un fuego con las mismas herramientas de madera que estaba a punto de entregar a sus estudiantes, pero no habÃa logrado encender una llama. Incluso, ella le advirtió a sus estudiantes que se iban a poner muy frustrados antes de de que se acabara todo el asunto.

Pero lo divertido para Townsend es que algunos de estos chicos habÃan hecho esta clase de cosa antes.

Mientras ella trataba de enseñarle a los niños acerca del proceso para hacer un fuego-explicando por ejemplo el porque de habÃan un surco en la tabla (para que el fuego pueda recibir aire, explicaron los estudiantes), o porque es que siempre se debe usar rocas secas para cercar el foso de la hoguera (porque las rocas mojas explotan, segðn explicaron los estudiantes)-algunos estudiantes estaban avanzados en la materia ya.

"Para muchos de estos chamacos que viven en ranchos, esto es parte de su vida", dice Townsend. "Saben cosas como: si tienes una jarra de agua que quieres mantenerla fresca, la envuelves en un trapo mojado porque la evaporación refresca las cosas. Muchos de ellos saben como sobrevivir en la naturaleza".

Tyler Ripka, por su parte, ha hecho fuegos por fricción antes, aunque no en una situación de supervivencia.

"Lo hice por diversión", señala. "Tengo esa clase de curiosidad a veces".

El curso de historia local culmina con una excursión al campo de batalla de Milk Creek (riachuelo de leche), donde los indÃgenas Ute del grupo Uncompahgre combatieron con los soldados de Estados Unidos que habÃa solicitado Meeker. Townsend, con la ayuda del maestro de ciencias sociales Drew Morris y la profesor de ciencia Norm Yoast, dirigieron la participación de los niños en varios ejercicios que les muestran gráficamente algo sobre como se pudo haber desarrollado un campo de batalla en el siglo 19.

La excursión es un componente importante de la clase de historia local, manifiesta Townsend.

"Estos chamacos no logran tener muchas excursiones", dijo. "No reciben una visión práctica de la historia muchas veces, por lo que es bueno poder sacarlos del aula a lugares donde puedan ver y tocar las cosas".

El curso ha crecido orgánicamente durante los pasados 15 años conforme los historiadores han aprendido más acerca del contexto de la batalla en los ðltimos 15 años, afirma Townsend.

"Este ha sido un proceso de avanzar nuestra comprensión, primero de la personalidad de Nathan Meeker, luego de la personalidad de los Utes y de porque no podÃan vivir juntos", explica Townsend. "Los Utes estaban nerviosos por ellos sabÃan (que habÃa pasado la masacre de) Sand Creek (riachuelo de arena), cuando soldados fueron allà y masacraron a indÃgenas solamente por masacrarlos; y los soldados estaban nerviosos porque la batalla de Little Big Horn (cacho grande chiquito) acababa de pasar, y los dos lados sabÃan que una batalla iba ser mala para todo mundo".

A la estudiante de Townsend, Brittany Madigan, de 13 años, le gusta este pedacito de historia porque está más cerca de su mundo que algunas de las otras lecturas que tiene que hacer.

"Es divertido aprenderlo porque Meeker es un pueblo tan cercano", exclama Madigan. "No se mucho sobre la masacre de Meeker todavÃa, pero vamos a aprender eso pronto".

Para contactar a Collin Smith marque el 824-7031, extensión 215, o escrÃbale a cesmith@craigdialypres.com

Este artÃculo fue publicado originalmente en ingles el 12 de septiembre.

Comments

Use the comment form below to begin a discussion about this content.

Requires free registration

Posting comments requires a free account and verification.